El estado de tu vivienda en el momento en el que comiences a enseñarla determinará el éxito de la venta en cuanto a tiempo y a beneficio económico.

Te dejamos 8 consejos que te ayudarán a mejorar las posibilidades de venta.

1. Las primeras impresiones cuentan.

La mayoría de los compradores forman sus primeras impresiones a los pocos segundos de entrar por la puerta principal. Si tienes un jardín delantero, dedica un poco de tiempo a arreglarlo. Unas pocas macetas y un camino despejado pueden hacer que la entrada a tu casa y la primera impresión sea muy positiva. Te hemos dejado un artículo de Home Staging que quizás te pueda interesar.

2. Tira todo lo innecesario y limpia tu casa.

Deshazte de todo el exceso de cosas que has acumulado a lo largo de los años y que has acumulado en cada rincón de tu casa. Guárdalo en un armario o trastero, tíralo o dáselo a tus amigos.

Después de una limpieza profunda, tu hogar tendrá un olor fresco y será mucho más atractivo para los compradores potenciales.

Mueve cualquier mueble voluminoso que haga la habitación más pequeña y cámbialo por otro más pequeño.

3. Logra un equilibrio entre limpio y vivido.

Sabemos que te acabamos de decir que te deshagas de todo el desorden y de lo acumulado incensario a lo largo de los años, pero a la vez toca recuperar los elementos que harán tu hogar atractivo. Pon un jarrón con flores frescas cortadas o una cesta con productos frescos del mercado

4. Añade una capa de pintura.

Añadir una capa neutra de iluminará tu hogar y permitirá a los posibles compradores a estar en un hogar más liviano y grande.

Limpia hasta que todo brille, incluso los azulejos, deshaciéndote de la cal. Elimina todos los olores y cuelga toallas limpias. Todo eso hará más fácil que quien visite la casa se sienta viviendo allí.

5. Desempolva la caja de herramientas

Los trabajos sencillos de bricolaje, como rellenar huecos en las paredes y verificar si hay atascos en las canaletas, son fáciles de realizar y es una cosa menos que tu comprador debe pensar en hacer una vez que se haya mudado.

No te olvides de pequeñas cosas como agujeros en las paredes, pomos de puertas rotas, alfombras rasgadas,…

6. Cuidado con tus mascotas

Mientras que tú adoras a tu mascota, otros puede que no. Los compradores potenciales pueden ser alérgicos, así que asegúrate de que todas las mascotas estén confinadas en una habitación (como un lavadero o el jardín) o retiradas de la casa durante las visitas. Los animales también pueden desviar la atención de tu propiedad, dejarlos con un vecino o un miembro de la familia garantizará que los compradores se mantengan enfocados en tu hogar.

7. Luz y aireado

Los espejos de pared hacen que una habitación se vea mucho más grande y liviana.

Limpia las ventanas por dentro y por fuera, y cambia bombillas rotas. Hacer que tu hogar se sienta luminoso y aireado hace que las habitaciones parezcan más grandes y tu casa más atractiva para quien la visita.

Asegúrate de dejar encendidas las lámparas en los rincones más oscuros.

8. Elige el agente adecuado

Elegir al agente inmobiliario correcto es muy importante y tendrá un gran impacto en la rapidez con la que vendes tu casa y a qué precio. La ayuda y el filtro de LaMejorAgencia te dará la seguridad de que tu agente sigue las mejores prácticas, cumple todos los requisitos de la profesión y cumple con los estándares de la industria.