Actualmente el tema de la preocupación por el medio ambiente se encuentra presente en todos los sectores de la economía. Sin ser menos esta preocupación ha llegado al sector inmobiliario. Actualmente, cuando alguien piensa en la compra de una vivienda no solo busca que cumpla su función básica de lugar habitable, sino que mira más allá. Busca por ejemplo que a la hora de su construcción se emitan las mínimas emisiones posibles, que se reduzca lo más que se pueda la contaminación, que se instale la tecnología necesaria para que ayude a la reducción de gastos (luz, por ejemplo) y contaminación una vez que se entra a vivir… entre otros muchos factores.

Existen formatos de casas que cumplen con la función de proteger al medio ambiente. Veamos diferentes tipos;

Casas eficientes o pasivas: son aquellas viviendas que intentan reducir la demanda de energía externa al máximo. Es decir, se trata de que la vivienda funcione en todo lo posible con energías renovables, evitando las energías no renovables, ya que son perjudiciales para el medio ambiente. Para conseguir aprovechar al máximo estos recursos naturales, en su proceso de construcción se tienen en cuenta los factores climáticos que se puedan aprovechar para la producción de energía. Por ejemplo: orientar la vivienda hacia el sur, aprovechando así mejor la luz solar, buscar lugares altos, libre de árboles donde haya corrientes de aire para aprovechar la energía eólica o estar cerca de un río o lago aprovechando la energía hidráulica.

Casas ecológicas: Si además de cumplir con las características descritas anteriormente la vivienda se construye con materiales locales, poco contaminantes tanto en la construcción como su mantenimiento… se puede decir que estamos hablando de casa ecológicas. Básicamente este formato debe tener las características necesarias para aprovechar los recursos naturales y poder abastecer la vivienda con energías renovables en todo lo que se pueda a la vez que los materiales utilizados respeten en todo lo posible el planeta.

Casas domóticas o casas inteligentes: en este formato  la vivienda posee un conjunto de funcionalidades tecnologías, previamente establecidas durante su construcción. Con lo que se quiere conseguir con esta tecnología es tener un control eficiente tanto de los electrodomésticos de la casa como de los aparatos electrónicos. Con este control se consigue la reducción de gastos,por ejemplo, al levantar y subir persianas a unas horas establecidas para poder aprovechar la luz solar, al apagar la calefacción cunado llega a una temperatura determinada o incluso encenderla para que cuando lleguemos a casa este caliente. También se puede controlar los aparatos eléctricos, como cámaras de seguridad, robots de limpieza…

Este último modelo no tiene tanto que ver con proteger el medio ambiente, pero aun así se puede incluir en los modelos de protección del planeta.

Entre las ventajas de estos formatos de vivienda se encuentra:

·         Proteger al medio ambiente, reduciendo emisiones, utilizando materiales no contaminantes...

·         Ahorro de energía.

·         Mayor seguridad.

·         Aumento de la comodidad.

Entre las desventajas:

·         La principal es el elevado coste tanto de construcción como de comprar debido a todo lo que conlleva construirla, pero si se mira a largo plazo esta desventaja se convierte en una ventaja al poder reducir gastos.

Si estás pensando en vender tu vivienda actual, para poder ponerte en marcha con las viviendas respetuosas con el medio ambiente, podemos ayudarte en LaMejorAgencia.

Pruébalo Gratis

Nuestros operadores están aquí para ayudarte a encontrar la mejor agencia.

Acceder